domingo, 28 de junio de 2015

Halloween Night. Capítulo 2º




Elizabeth se despidió de su hermana que la observaba por la ventana con la mano alzada. No soportaba estar separada de ella, eran como gemelas. Jezabel era un año mayor que ella y siempre iban juntas a todas partes.



Eli: Lástima que no haya podido venir mi hermana, pero está obsesionada con mi cumpleaños y quiere prepararme una fiesta para cuando regrese. Tan solo nos vamos una semana de acampada, pero ya la echo de menos.

James: Sí, una lástima que tu hermana no haya podido honrarnos con su presencia, me hubiese gustado mucho conocerla.

Eli: Lo harás. Por cierto, ¿dónde hemos quedado con el resto del grupo?

James: ¿Quién?



Eli: Tus amigos, los que vienen con nosotros a la acampada.

James: Sí, claro. Hemos quedado en el claro del bosque, cuando lleguemos, ya tendrán las tiendas montadas y la hoguera lista.

Eli: Perfecto, porque tengo unas ganas locas de empezar a contar historias de miedo y asar nubes junto al fuego.

Cuando llegaron a una zona en la que tenían que dejar el coche e ir a pie, siguieron un sendero que parecía abandonado. De pronto Eli sintió que algo iba realmente mal y se detuvo, pero cuando se dio la vuelta para encararse con James, ya era demasiado tarde, el joven vampiro se abalanzó sobre ella y le mordió en el cuello dejándola sin una gota de sangre en el cuerpo.

Mientras la vida se le escapaba entre los dedos a Elizabeth, recordó los momentos felices que había vivido junto a su hermana Jezabel cuando eran pequeñas. La casita del árbol en casa de sus abuelos, los veranos en el lago junto a sus padres, las noches de lluvia contando historias de miedo con una linterna bajo las sábanas y muchos otros recuerdos que se irían con ella a la tumba.



De repente todo se volvió oscuro y lo último que llegó a ver fue la cara de su asesino, cubierta con su sangre y con una expresión de satisfacción grabada en su rostro.


Abrió los ojos y se vio flotando unos metros sobre el suelo. ¿Dónde estaba? Su cadáver estaba tirado entre unos matorrales, sin vida, cubierto de agua por la lluvia. Entonces escuchó unos gritos, cuando se giró, vio a un policía con una linterna haciendo señales para avisar que había encontrado a la joven desaparecida y esa no era otra más que ella misma. Pudo ver como se llevaban su cuerpo al depósito, pero no podía marcharse de ese lugar, había algo que la ataba y no la dejaba avanzar. 



Pocos días después de su muerte, cuando la policía había abandonado la escena del crimen, apareció Jezabel, su hermana. Llevaba puesta su capucha roja tan característica. Intentó acercarse y hablar con ella, su hermana era bruja y podría escucharla, podría avisarle de lo sucedido y así sería libre para cruzar al otro lado, pero el dolor que Jezabel sentía era tan intenso que se cerró en banda y no lograba escuchar nada ni a nadie.

Pasaron los meses y Eli veía como cada día después de clase su hermana visitaba su tumba y después visitaba el lugar donde murió. Pensaba que algo se les había escapado a los policías y que ella lo encontraría. Una pista que reabriese el caso de su hermana, algo que sirviera para encontrar aquél joven que se había llevado a Eli para no volver nunca más.

A Eli se le partía el corazón de ver así a Jezabel, pero un día todo cambió. Era el día de Halloween y Jezabel, en un ataque de rabia, había golpeado una piedra y esta había ido a parar junto a un objeto brillante. Instintivamente Eli se llevó las manos al cuello y se dio cuenta, por primera vez en unos meses, que su colgante con la cruz celta había desaparecido. Al fin entendía por qué estaba atada a aquél lugar y no a su familia, como era lo normal.




Jezabel cogió la cadena y se la llevó. De pronto Eli sintió como si alguien la arrastrase, era el collar, estaba atada a ese collar. Siguió a su hermana hasta el campus de la Universidad, la vio sentada en su árbol preferido escribiendo un hechizo.



Eli: ¿De invocación? Pero si estoy aquí. ¿Por qué no me escuchas? Eres médium, deberías oírme. No lo entiendo. ¡EHHH HOLAAAA! Imposible, desisto.

Oliver: No se lo tengas en cuenta, está sufriendo y eso le ciega, no es culpa suya. Además, no suelen permitir comunicación con nuestros seres queridos hasta que estos han comenzado a superar nuestra pérdida.




Eli: Ups, qué susto. ¿También eres un fantasma?

Oliver: Lo siento, preferimos que nos llamen espíritus, pero sí.

Eli: ¿Por qué todavía no has cruzado? 

Oliver: Quiero despedirme de mi hija, pero no encuentro el modo de hacerlo y sería muy grosero por mi parte pedírselo a tu hermana en estos momentos, por lo que supongo que tendré que esperar un poco más.

Eli: Gracias por no agobiarla, ahora mismo no creo que pueda con nada de esto. Lo que no entiendo es por qué quiere invocarme, si sigo aquí.

Oliver: Pero ella no lo sabe, de ese modo hará que preste más atención a los detalles y puede que su don deje de estar bloqueado.

Eli: No puede ser. ¡Es él!



Oliver: ¿Quién? 

Eli: Aquél que está aparcado en un coche rojo, es el vampiro que me mató y… No, no puede ser. La observa a ella. No permitiré que le haga a mi hermana lo mismo que me hizo a mí.

Oliver: Tranquila, tu hermana estará a salvo. Mira allí. ¿Ves a esos dos chicos?

Eli: ¿Dónde?

Oliver: Allí, junto a la bandera.

Eli: Sí. ¿Qué pasa? 

Oliver: El joven de la izquierda es un hombre lobo y está enamorado de tu hermana desde que eran unos críos.



Eli: ¿Michael un hombre lobo? Sabía que estaba tras mi hermana, pero nunca imaginé que fuese un hombre lobo.

Oliver: Vosotras las brujas sois muy listas para muchas cosas, pero demasiado despistadas para otras.

Eli: Lo sé. ¿Crees que la protegerá?

Oliver: Dalo por hecho, es su perro guardián.

Entonces Jezabel se levantó y salió a correr, por lo que arrastró con ella a Eli que se despidió del anciano con un grito ahogado, menos mal que no podía escucharla nadie.

Estuvieron en casa recogiendo velas y hierbas aromáticas. Jezabel lo guardó todo en su mochila junto al incienso de romero, un encendedor y agua bendita. Cogió su athame y lo ocultó en su bota, por si le era necesario y se marchó rumbo al cementerio donde se encontraba enterrada Elizabeth.

Al llegar a la tumba, Eli se quedó atónita viendo su nombre escrito en una lápida de mármol blanco, con el símbolo de la triqueta dibujado en oro sobre la inscripción.



“A la mejor hija, hermana y amiga, que la Diosa te guíe en tu camino hacia el otro lado. Te queremos Eli.” 
No podía derramar lágrimas, pero su pena era tan grande que no hacía falta verla llorar para ver lo hundida que se sentía. Jezabel estaba preparando todo el ritual, colocando las velas blancas en círculo, el colgante de su hermana sobre su lápida, encendiendo el incienso y una vez estuvo todo listo, se sentó junto a la tumba de su hermana a recitar el hechizo que había escrito bajo el gran roble que adornaba el campus. Eli sintió que alguien las observaba y al echar un vistazo tras de sí, vio movimiento en uno de los árboles, se puso a la defensiva, pero al ver que solo era Michael, el perrito faldero de su hermana, se relajó.

Notó que algo la atraía hacia la lápida y cuando se quiso dar cuenta estaba otra vez volando unos metros por encima del suelo.

Jezabel: ¡HERMANA!

Eli: ¿Me ves?



Jezabel: Claro que te veo. Al fin estás aquí, te he echado mucho de menos.

Eli: Siempre he estado aquí, no me marché. Sigo atada al collar y debo avisarte. Estás en peligro, aquél chico…

James: Vaya, vaya. Reunión de hermanas. Al fin te conozco querida. Pero más vale tarde que nunca, sobre todo si sabes tan bien como tu hermana.



Eli: ¡CORRE JES, CORRE!

El vampiro se abalanzó sobre Jezabel y ésta intentó repeler su ataque con un remolino de viento, pero el vampiro era muy fuerte y consiguió aproximarse más a ella, entonces golpeó el suelo y lo agrietó, pero fue listo y de un salto se colocó a su espalda, estaba a punto de matarla cuando Eli se lanzó sobre él, pero era un fantasma y lo atravesó, el vampiro se rió mientras Jezabel se resistía, cuando estaba a punto de morderla, un gran lobo gris apareció de la nada y se lanzó a por el vampiro, tirándolo al suelo y haciendo que soltase a la bruja que quedó medio inconsciente al golpearse la cabeza.



Eli se aproximó a su hermana y le habló para que ésta se levantase, le costó un poco pero mientras el lobo y el vampiro luchaban, Jezabel se despertó y echó a correr. Eli le mostraba el camino, era imposible salir de allí sin luz, ya que la linterna la había dejado en la tumba y las nubes habían vuelto a ocultar la luna llena que les servía de alumbrado. Decidieron que lo mejor sería esconderse, por lo que bajaron hasta una cripta.



Eli: Rápido, métete en el ataúd.

Jezabel: ¿Estás loca? No pienso hacerlo.

Eli: Hazlo hermana, ese es el vampiro que me mató.

Jezabel: Lo sabía, pero no había pruebas de ello, por poco me toman por loca y me encierran cuando se lo conté a nuestros padres y a la policía, por ello te llamé, para que me ayudases a vengarte.

Eli: Michael lo hará por las dos, ahora escóndete por favor.

Jezabel: ¿Michael? ¿Dónde…?

Eli: Te lo explicaré luego, a prisa. El olor a muerto ocultará un poco el tuyo.

Jezabel estaba asqueada, pero no le quedaba otra, así que abrió a duras penas la tapa del ataúd y se ocultó junto al anciano que allí había, o mejor dicho, junto a lo que quedaba de aquél hombre que había sido devorado por los gusanos. Jezabel sentía arcadas y no aguantaría mucho en aquél lugar y así fue, pocos minutos después el ataúd se abrió y el vampiro se asomó.

James: Aquí estabas, chica mala. Pero, ¿sabes qué? Soy muy buen cazador y tú eres mi presa.

Eli: Noooo.





CONTINUARÁ

sábado, 13 de junio de 2015

Halloween Night. Capítulo 1º




Era la noche de Halloween en una ciudad como cualquier otra, pero esa noche tenía algo especial. La luna llena más grande, que se había visto en años, por aquellos lares, estaba en lo más alto, iluminando la ciudad.
La noche que precede al día de los difuntos, es la más mágica del año, en ella, el velo que separa el mundo de los vivos y el mundo de los muertos se hace más tangible. Esa noche, las criaturas que pueblan la tierra vagan por el mundo sin miedo a ser descubiertas, es la noche en la que los muertos caminan entre los vivos y es la noche en la que se basa nuestra historia.



AULLANDO A LA LUNA

Unas horas antes de la media noche.

Michael era un joven deportista, un atleta sin igual. Campeón con el equipo de rugby de su facultad, equipo al que llamaban “Los lobos de Michael”, debido a su capitán. Cada año vencían sin problemas al equipo rival, lo que les había llevado a ser conocidos por toda la ciudad. Además, Michael era campeón nacional de natación y el campeón mundial más joven de triatlón. Por todo ello, Michael era el chico más cotizado de la Facultad de Veterinaria, las jovencitas bebían los vientos por él, pero nuestro atleta solo tenía ojos para Jezabel, una joven de la Facultad de Psicología, próxima a la suya y que era la única que no le prestaba atención. Se conocieron un día de partido en el que sus facultades se enfrentaban y él enseguida le pidió salir juntos, lo malo es que ella no estaba por la labor y le rechazó, desde entonces intenta descifrar el secreto que Jezabel esconde y que la hace casi inaccesible.

Michael: Mírala, allí está. Tan guapa como siempre.

Pete: Tío pasa de ella, siempre igual. Si yo fuese tú, teniendo a todas detrás de mí, me olvidaría de esa chica. 

Michael: Pero tú no eres yo. Las demás están vacías, son comunes y lo común abunda, ella no, ella es especial y por eso me gusta.

Pete: Tú mismo, pero no te quejes si te vuelve a dar calabazas, estamos en Halloween y eso en esta época abunda.


Pete se marchó a clase, tenían un examen y ya llegaban con la hora justa. Michael se marchó detrás de su amigo, no sin antes echar un último vistazo a la joven Jezabel, sentada a los pies de un gran roble y escribiendo en lo que parecía un diario. Estaba tan absorta en sus pensamientos y en las palabras que escribía, que no se percató de nada.


Pasadas unas horas, Michael salió del examen y fue directo a buscar a Jezabel, pero no la encontró por ninguna parte, las clases habían terminado por ese día y el campus estaba casi vacío. Le dio vueltas a la cabeza para imaginarse dónde podría estar.

Michael: ¿Dónde van las brujas en Halloween?... A los cementerios.  

Cuando Michael se disponía a marchar en su coche, a buscar a Jezabel en cada cementerio de la ciudad, recibió una llamada, era su padre.

Michael: Dime.

Jacob: ¿Dónde estás hijo? Sabes que esta noche hay luna llena, debes volver a casa.

Michael: No puedo volver, mi instinto me dice que Jezabel está en peligro y he de ayudarla.

Jacob: ¿Jezabel? ¿Otra vez esa bruja? La chica fue inteligente al rechazarte, las brujas y los hombres lobos no pueden estar juntos. Hemos colaborado con ellas durante siglos, pero jamás nos hemos mezclado entre nosotros.

Michael: Siempre hay una primera vez.

Jacob: No Michael, no siempre. Debes regresar, puedes ser un peligro si te conviertes y sabes que no somos capaces de controlarnos.


Michael: Tendré cuidado, además, esta noche la luna apenas se ve, está demasiado nublado y tiene pinta de llover.
Jacob: Lo sé, huelo en el aire la humedad. Pero sabes que solo hace falta que un poco de luz te toque para convertirte. ¡Ven a casa!

Michael: No puedo. No me esperes levantado.

Michael corrió bajo la lluvia buscando en cada cementerio, si no encontraba nada regresaba al coche y ponía rumbo a otro lugar más alejado. Al tercer intento lo consiguió, allí estaba ella, empapando sus ropas negras como la noche bajo la lluvia, por ello le costó reconocerla. Estaba arrodillada a los pies de una tumba, con una vela blanca en la mano y recitando algo en voz alta. De pronto algo pasó, de la tumba salió un humo blanco que se elevó unos metros por encima de la lápida y  fue volviéndose más nítido, hasta convertirse en una joven vestida de blanco y casi traslúcida. Era un fantasma. 


Michael no daba crédito, sabía que Jezabel era una bruja, esas cosas se notaban, pero cuando la escuchó gritar con lágrimas en los ojos… “HERMANA”, se le partió el corazón y se escondió, más si cabe, tras el árbol que le ocultaba.



Michael: Es su hermana, ahora lo entiendo todo.

Jezabel había perdido a su hermana meses antes y por ello iba siempre de negro, por ello estaba la noche más mágica del año sola, en un cementerio, buscando respuestas. Michael no lo pudo evitar y lanzó un aullido a la noche que a Jezabel le heló la sangre. Hizo temblar a la bruja que permanecía con los ojos llorosos a los pies de su hermana muerta.



Michael estaba a unos cientos de metros más atrás, escondido tras un gran olmo que le ocultaba a duras penas. Su gran oído le permitía estar al tanto de todo lo que sucedía entre Jezabel y su hermana, pero guardando una distancia prudencial. 


De pronto algo cambió en el ambiente, la lluvia cesó y pudo reconocer un olor que le resultaba asquerosamente familiar. Un vampiro se había posado en lo alto de una cripta cercana, estaba agazapado observando a la bruja y al fantasma, hasta que decidió interrumpir la conversación. 


Michael se estaba desesperando, no podía escuchar apenas nada debido a la tensión del momento y sabía que su bruja corría peligro, por lo que se preparó para atacar. Lástima que la luna siguiese oculta tras las densas nubes, le hubiese encantado arrancarle de cuajo la yugular a ese maldito monstruo.
Sintió como se rompía por dentro al ver como el vampiro se abalanzaba sobre la bruja y como ésta movía deprisa las manos creando un remolino de aire que mantenía al vampiro a raya. La bruja dio un pisotón en el suelo y éste se agrietó. El vampiro era fuerte y estaba consiguiendo vencer las defensas de la bruja, poco a poco, con paso lento se aproximó a ella mientras le mostraba los dientes. El fantasma intentaba ayudar a su hermana, pero los golpes que propinaba al vampiro le atravesaban como mantequilla. 


Cuando el vampiro alcanzó a la bruja, se posicionó a su espalda y la agarró por la cintura, las nubes se disiparon y la luz de la luna inundó todo el valle, alcanzando a Michael de lleno y haciéndole caer de rodillas al suelo mientras se rasgaba la ropa que le cubría el torso.



Jezabel solo alcanzó a escuchar un aullido, el mismo aullido que momentos antes le había helado la sangre y a ver la silueta de un gran lobo gris corriendo hacia ella, después cayó al suelo y todo se volvió oscuridad. 


CONTINUARÁ…