sábado, 24 de noviembre de 2012

Oscuros. La película

Esta entrada, está dedicada a la productora DISNEY, para ver si aceleran el proceso del rodaje para la película Oscuros, la adaptación al cine de la saga con el mismo nombre, escrita por Lauren Kate.
La trama se basa en una historia de amor entre una mortal y dos ángeles caídos, uno de ellos lucha en las filas del cielo y el otro en las del infierno, pero ambos son "amigos".
Para el elenco estuve barajando opciones y según he visto, me encajarían perfectamente los siguientes actores, de ahí a que Disney me haga caso, va un mundo, pero aquí os dejo mi elección, por si cuela.
















Alex Pettyfer es Daniel Grigori


Lucy Hale es Lucinda Price


Brant Daugherty es Cameron Briel


Indiana Evans es Gabriel Givens "Gabbe"


 Elisabeth Gillies es Arriane


Samuel Larsen es Roland Spark's


Taylor Momsen es Molly


Debby Ryan es Pennyweather van Syckle-Lockwood


Uma Thurman es Sophia


Mitchel Musso es Tod







domingo, 7 de octubre de 2012

La exposición maldita 5 ª parte

Hanna comenzó a rebuscar en su armario, en los cajones, en el canapé de la cama. Desde que Ra la llevó de vuelta a su casa, no había dejado de rondarle una idea por la cabeza, tenía que encontrar lo que buscaba, algo con lo que vencer a Set, ¿pero, el qué?

HANNA: Al fin. Me ha costado dar con ello.
SET: Hola querida. Te estaba esperando, presentí que habías vuelto. Siento haber tardado pero estaba ocupado preparándolo todo para tu regreso. ¿Dónde estuviste?
HANNA: Dando una vuelta con un amigo tuyo. Bueno sin más preámbulos, vámonos.
SET: ¿Dónde?
HANNA: Donde me quieras llevar. Se lo que intentas y no me preocupa, para que veas que no te tengo miedo, te dejo a ti escoger el escenario de la batalla. No podrás quejarte.
SET: ¿Porqué me dejas escoger?
HANNA: A caballo regalado no le mires el diente. ¿Nos vamos? Tengo cosas que hacer, no puedo perder todo el día con esto. Cuanto antes terminemos mejor.

Set cogió a Hanna de la cintura y un humo negro los envolvió. Cuando llegaron a su destino, Hanna se soltó y cayó al suelo de culo, sin dejar de toser.

HANNA: ¿No hay otro medio de transporte menos contaminante?
SET: Lo siento, estoy acostumbrado.
HANNA: No hace falta que te disculpes, intentas matarme. ¿Recuerdas?
SET: Aunque quiera no puedo olvidarlo. Pero no es la única opción.
HANNA: ¿Cómo dices?
SET: ¿Ves ese altar?

Hanna miró a su izquierda y vio un altar de piedra, con velas negras y varios cálices, además de un libro que lo sonaba familiar. ¿Podría ser el necromicon? Imposible.

HANNA: ¿Para qué tanta parafernalia?
SET: Hay un modo de tener tus poderes sin matarte. No quiero hacerlo, pero si no me dejas otra opción, lo haré.
HANNA: ¿Cuál es esa opción?
SET: Únete a mi.
HANNA: ¿Podrías ser más claro?
SET: Cásate conmigo, la unión hará que compartamos tus poderes.
HANNA: Las bodas y yo, no nos llevamos bien.
SET: Es tu única opción.
HANNA: Eso no es del todo cierto, también tengo la opción de matarte antes de que tu lo hagas. Pero tienes razón, demasiado complicado. Además, no soy ninguna amazona, hechicera, ni una superheroina. ¿O quizás sí?

En ese momento, una nube se posó sobre su cabeza, comenzó a lanzar relámpagos y truenos que impactaban cada vez con más fuerza en ella. Con cada descarga, se elevaba más y más del suelo, hasta que la nube se evaporó y Hanna se posó grácilmente en el suelo.

HANNA: Creo que ahora la situación está más nivelada.
SET: Es una pena. Sentiré matarte.
HANNA: Sentiré que lo hagas.

Set lanzó una plaga de langostas que fueron a atacar a Hanna, pero esta tenía un escudo que las convertía en flores.

HANNA: ¿Poético, no? ¿Ese es tu mejor truco?
SET: No, ¿qué tal este?

A Set se le pusieron los ojos de un negro intenso y de ellos salieron litros y litros de ácido, mezclado con sangre, en dirección a Hanna, la cual desvió sin problemas e hizo que se convirtiera en vino.

HANNA: Lástima que no beba, es un reserva. Creo que es mi turno.

Hanna se lo pensó un momento, ¿qué podría hacer para derrotar a Set? Estaba echo de mal puro, ¿cómo se combatía el mal?

De repente lo supo.

A Set se le dilataron las pupilas y una lágrima negra resbaló por su mejilla hasta caer al suelo y hacer un agujero en el . Se llevó la mano al pecho y se agarró con fuerza en corazón, el dolor le hizo arrodillarse y mientras tanto, seguía llorando y formando un agujero más grande en el suelo, con cada lágrima que soltaba. Tan grande hizo el agujero, que cayó en el sin remedio y se perdió en el vacío, pero no sin antes dedicarle una sonrisa a su contrincante, que aún no se creía lo que estaba pasando. Cuando Set desapareció, el agujero se cerró.

Ra volvió a sentir a Hanna, ¿qué habría pasado? Había estado preocupado, llevaba más de una hora sin sentir su presencia y de repente lo volvía a hacer. Sin pensarlo dos veces se dirigió a su encuentro. Llegó a tiempo de ver como el agujero se terminaba de cerrar.

RA: ¿Estás bien? ¿Cómo lo has vencido?
HANNA: Fue fácil. Hice que sintiera de verdad, que se enamorara de mi y a la vez supiera que iba a morir a mis manos. Tantos sentimientos juntos le hicieron caer en el vacío. Sabía que no podía matarle y que el mal con mal empeora. Estoy harta de ver películas en las que dicen que el amor lo puede todo, que asco que tuvieran razón.
RA: Si no llega a ser por eso, estarías muerta. Miento, todos estaríamos muertos.
HANNA: Sí, pero es decepcionante. Me hice una superheroina para nada, no he podido probar mis poderes y ahora que lo he matado, han desaparecido. Vaya desperdicio. Además, me imaginaba una lucha épica, es muy decepcionante.
RA: No me lo puedo creer. Has vencido a un Dios y porque hiciste fácil lo imposible ¿estás decepcionada?
HANNA: Pues sí. ¿Qué pasa? Acabo de salvar al mundo, creo que si alguien puede quejarse, esa soy yo.
RA: Jajaja. Me parece bien.

Un halo de luz esmeralda, inundó la habitación y Bastet apareció en su forma humana.

BASTET: Enhorabuena. Sabía que lo lograrías, o eso esperaba.
HANNA: Gracias por el voto de confianza. Bueno, ¿cuándo me quitas esto?
BASTET: Nunca. Es tu derecho de nacimiento.
HANNA: ¿De verdad?
BASTET: Sé que lo usarás bien. Espero que te sea de ayuda.
RA: ¿Qué quieres hacer ahora? Puedes empezar a usar tus poderes, por lo menos de momento, sin tener miedo a que otro Dios venga y te los quite.

Hanna cogió a Ra del brazo.

HANNA: Creo que sé lo que me apetece en este momento. ¿Qué te parece un paseo por la playa?
RA: Suena bien.

Se miraron, sonrieron y desaparecieron en una nube dorada.

BASTET: ¿Chicos? ¿chicos? Odio quedarme hablando sola.

Bastet suspiró hondo y se marchó. Sabía donde estarían, pero se merecían estar solos, se habían ganado unas vacaciones y ella no sería la que se las estropease.

FIN










sábado, 7 de julio de 2012

La exposición maldita 4ª parte

Hanna se despertó con el ruido de las olas ¿estaba en la playa? Cuando se fue a dormir, estaba en su cama. ¿Qué había sucedido?
Se incorporó y vio que estaba echada sobre una cama hecha con hojas de palmera. Se hallaba en una cabaña de madera, suspendida a unos 10 metros de altura sobre el nivel del mar. Estaba reposando sobre unos pilares que desde su posición no apreciaba a ver. Buscó el modo de salir, vio un palo que descendía hasta la arena. Decidió descender por el, menos mal que solo tenía que bajar y no volver a subir, porque no lo haría ni queriendo.
Al llegar a la playa, los dedos se le hundieron en la arena, estaba caliente, pero no quemaba. Tenía un tacto sedoso y comenzó a juguetear con la arena entre sus dedos. Se quedó absorta unos segundos, tiempo suficiente para que a su secuestrador le hubiese dado tiempo a colocarse detrás de la maleza que había detrás de la cabaña.
De pronto ella lo vio, estaba agazapado, tenía el cabello claro y los ojos color aceituna. Era atlético y llevaba unos pantalones de lino blancos. A Hanna le extrañó que estuviesen tan blancos, pero bueno, no le iba a poner pegas, ya que la habían secuestrado, por lo menos, las vistas merecían la pena.

HANNA: ¿Quién eres? ¿Dónde estamos y cómo hemos llegado aquí?
RA: Me llamo Ra, perdona las formas, tuve que traerte aquí para ponerte a salvo, Set tenía la misma idea que yo, solo que por suerte, me anticipé.
HANNA: Vamos a dejar clara una cosa. Por muy Dios que seas, no eres quién para secuestrarme, ni tu ni el otro cara dura. Dime, ¿dónde estamos? porque estoy totalmente perdida.
RA: Estamos en lo que podría llamarse el purgatorio egipcio.
HANNA: ¿Estoy muerta?
RA: No, pero al ser un Dios, puedo entrar y salir de el a mi antojo.
HANNA: Joder que susto. Podías haber empezado por ahí.
RA: Lo siento.

Pasaron todo el día paseando por la playa, hablando de muchas cosas y aclarando todas sus dudas.

HANNA: Mira, me encanta estar aquí contigo, pero tengo que irme, no me puedo esconder, tengo muchas cosas que hacer. Además, estarán preocupados.
RA: No puedes irte.
HANNA: Me tengo que ir.
RA: Si te vas morirás.
HANNA: ¿Cómo?
RA: Siento ser tan directo, pero no quiero que te suceda nada malo.
HANNA: En serio, ¿no me puedes dar toda la información de una vez, que te la tengo que ir sacando poco a poco?
RA: Está bien. Set necesita tus poderes y ahora tus poderes forman parte de ti, por lo tanto, si se los das, como si consigue quitártelos, no solo se lleva los poderes, también tu vida.
HANNA: Que poco confías en mí. Si me han dado los poderes será por algo.
RA: Espero que tengas razón. Porque solo tienes una oportunidad para salvarte. Y no puedes matar a un Dios.
HANNA: Pero si puedo hacer que no me vea, si no me ve, no me puede coger.
RA: ¿Cómo piensas hacerlo?
HANNA: Todo a su tiempo querido, todo a su tiempo.











jueves, 5 de abril de 2012

La exposición maldita 3ª parte

Hanna llevaba noches sin dormir, no dejaba de darle vueltas al hecho, de que todo aquello que deseases, se haría realidad. Por una parte estaba bien, aprobar sin esfuerzo, renovar su vestuario sin gastarse un euro, pero ¿y las consecuencias?
Cuando se dirigía hacia clase, se dio cuenta que alguien la seguía, era un hombre alto, vestido de negro y con gafas de sol. De pronto se detuvo en uno de los andenes del metro y el hombre se colocó justo enfrente. Hanna notaba como la miraba, por lo que levantó la vista y lo vio. Se había quitado las gafas y tenía unos ojos grises, con un borde verdoso, eran unos ojos que no se olvidan. De pronto llegó el tren y Hanna subió, pero el hombre había desaparecido, levantó la cabeza desde su asiento y miro por las ventanas para ver si había cogido otro vagón, pero no estaba. Cuando llegaba su parada, el metro se paró en medio del túnel, de pronto las luces se apagaron y quedaron en penumbras. La gente comenzó a gritar hasta que el conductor salió de la cabina tranquilizando a la marabunta de gente que se agolpaba en las puertas, Hanna seguía sentada en su asiento, leyendo un libro en su tablet. En un instante, la luz regresó, Hanna levantó la cabeza y vio a todo el mundo detenido, nadie se movía, excepto el hombre de negro y ojos grises que avanzaba hasta ella desde el final del vagón.
Hanna tuvo un mal presentimiento, cerró su tablet, la guardó e intentó abrir la puerta del vagón, pero no cedía, deseó que la puerta se abriese y como por arte de magia, se abrió. Bajó a las vías del tren de un salto y corrió por el pasadizo hasta la siguiente estación, al llegar a la escalinata, antes de subir, miró hacia atrás, no la seguía. Volvió la vista al frente y allí estaba, en el andén, tendiéndole la mano para que subiese.

HANNA: ¿Quién eres?
SET: Set, tu eres Hanna. ¿Verdad?
HANNA: ¿De qué me conoces?
SET: Bastet y yo somos viejos amigos.
HANNA: Mira, no sabré mucho de mitología, pero por lo que recuerdo, Set y Bastet no eran precisamente amigos.
SET: No se te escapa una.

De pronto, Set cogió del brazo a Hanna y la elevó en el aire, esta cayó encima de él y ambos terminaron en el suelo, en ese momento, el tren pasó como un rayo, sin detenerse en la estación. Le había salvado la vida, ¿pero, porqué?

HANNA: Gracias. Ni lo vi venir.
SET: De nada. Creo que por lo menos me he ganado el derecho a contarte mi versión de la historia.
HANNA: Creo que sí, pero no creas que con esto me fío de ti.
SET: No tienes porqué hacerlo, reconozco que no soy bueno, pero tampoco soy un bicho.
HANNA: No, supuestamente eres una serpiente.
SET: Sí, conoces la mitología bastante bien para ser de ciencias.

A Hanna no le gustaba que Set supiese más acerca de ella que ella de él, ¿porqué no atendería más en clase de historia?
Salieron del metro y llegaron a un pequeño café. Cuando entraron, todo se detuvo, aunque para ser sinceros no era necesario, excepto el camarero y otras dos personas sentadas en la barra, el café estaba vacío.

Hablaron durante horas, Set le contó su lucha con los otros dioses y Hanna permanecía callada, no sabía que contestar, cosa bastante rara, ya que sin palabras nunca se quedaba. Cuando Set terminó, Hanna bebió un sorbo de su café y le lanzó la pregunta que le rondaba en la cabeza desde el momento en que le vio.

HANNA: ¿Qué quieres de mí?
SET: ¿Cómo?
HANNA: Pues eso, ¿qué quieres de mí? Entiendo que tengas una vendeta pendiente con Bastet y cia, ¿pero qué pinto yo en todo esto?
SET: Chica lista. Necesito tu ayuda. Bastet te nombró su sucesora por algún motivo, algo especial hay en tí y lo necesito.
HANNA: Otro igual. Con lo bien que estaba yo, ¿quién me mandaría a mi, ir a aquella exposición?
SET: Necesito ese poder, pues con él venceré a mis enemigos.
HANNA: Ya y te crees que soy tonta y que con tus encantos voy a caer y te voy a dejar mis poderes, porque sí.
SET: ¿Lo harás?
HANNA: No.
SET: Te lo estoy pidiendo por las buenas.
HANNA: Mira, si me lo estás pidiendo por las buenas es que necesitas que te los ceda, no me los puedes quitar a la fuerza, por lo que te llevo ventaja en eso. Y por otro lado, si tan poderosa soy, ¿te piensas que me voy a quedar indefensa? Si me dieron estos poderes es por algo, así que no cuentes conmigo.
SET: No te gustaría verme enfadado.
HANNA: Ni tu a mi. Si tu das miedo, yo enfadada ni te cuento, así que no me toques las narices y no vuelvas a acercarte a mí. ¿Lo has entendido?
SET: Tu lo has querido.
HANNA: No cielo, lo has querido tu. Te has pensado que soy tonta, pero siento decepcionarte, no lo soy.

Hanna se levantó y salió del café sin mirar atrás, le temblaban las piernas pero no podía demostrar flaqueza. Se dirigió a su casa y al llegar llamó a Bastet.
La gata apareció envuelta en esa luz esmeralda cegadora.

HANNA: ¿Ya sabes lo que pasó, no?
BASTET: Sí.
HANNA: ¿Y que hago?
BASTET: Te agradezco que no me hayas traicionado.
HANNA: Vale, pero al grano. ¿Qué hago?
BASTET: No necesitas mi consejo, cuando llegue el momento, sabrás lo que hacer.
HANNA: Mira déjate de tonterías. Si necesito tu consejo, por eso te llamé.
BASTET: Créeme, estás preparada, cuando llegue el momento, sabrás salir del paso.

De pronto la gata desapareció entre un remolino de humo color esmeralda.

HANNA: Genial. Cuando llegue el momento. Más me vale.

Se tumbó en la cama, estaba rendida y se quedó profundamente dormida, debido a ello, no se dio cuenta de que alguien había entrado en su casa y permanecía oculto en las sombras. Cuando se cercioró que dormía, cargó con ella en brazos y desapareció tras una lluvia de destellos dorados.

¿Dónde habrían ido a parar? ¿Qué debería hacer la próxima vez que se topase con Set? ¿Quién era el misterioso hombre que se la llevó?

Continuará...
















domingo, 18 de marzo de 2012

La exposición maldita 2ª parte

Hacía tiempo que Fariah y Hanna no hablaban, después de lo que pasó en la exposición, Hanna necesitaba tiempo para pensar en lo sucedido. Hanna estaba durmiendo, sentía el aire bajo su cuerpo, parecía que flotaba, aunque para ser sinceros, soñar no estaba soñando. De pronto, el despertador sonó, abrió los ojos y se cayó de la cama. Qué raro, se hizo daño, parecía haberse caído desde más alto. Se levantó y se puso en marcha. Cuando salió por la puerta, algo raro sucedió. Había cerrado la puerta y se había dejado las llaves dentro, pero al pensar en las llaves, aparecieron de la nada, encima de su mano. O estaba muy dormida o algo raro estaba sucediendo, pero como llegaba tarde, no se paró mucho a pensarlo.
En clase, las horas pasaban muy despacio, no sabía lo que hacer, se puso a dibujar y pensó en voz alta.

HANNA: "Ojalá se terminara la clase ya y nos dejasen salir antes, estoy agotada".

De pronto la profesora recogió las cosas y se despidió. Salió por la puerta media hora antes de terminar la clase.

HANNA: ¿Qué ha pasado? ¿Porqué se ha ido tan deprisa?
MEG: No lo sé, ha dicho que teníamos que salir antes, ha recogido sus cosas y se ha marchado.
HANNA: Pues mejor, estoy agotada. ¿Nos vamos?

Llegando a la parada del autobús, vieron como se marchaba, tendrían que esperar y comenzaba a llover.

HANNA: No me lo puedo creer, se va. Ojalá no tarde mucho el siguiente.

Nada más decir esto, otro autobús llegó a la parada.

MEG: ¿De dónde ha salido?
HANNA: No sé, pero nos viene genial, porque parece que va a llover y no me traje el paraguas. Espero que no llueva de verdad hasta que no llegue a casa.

Cuando Hanna entró por la puerta de su casa, comenzó un chaparrón que duró varios minutos ininterrumpidos.

HANNA: Menos mal que me dio tiempo a llegar.

De pronto el teléfono sonó.

FARIAH: Hola ¿cómo estás?
HANNA: Cansada, pero bien. ¿Y tú?
FARIAH: Bien. Quería saber si has notado algo extraño desde lo del museo.
HANNA: La verdad es que llevo unos días raros. Tengo demasiada suerte.
FARIAH: Será eso a lo que se refería la gata.
HANNA: No sé si fue cierto o no, si fue un sueño que tuve estando lúcida, pero desde que me pasó, todo a mi alrededor tiene una luz brillante.
FARIAH: ¿Cómo?
HANNA: Me refiero a que todo el mundo tiene una luz de colores a su alrededor, en plan aura y las cosas tan raras que me suceden. No sé.
FARIAH: Bueno me tengo que ir a trabajar, pero si necesitas algo, no dudes en llamarme. ¿Vale?
HANNA: Ok.

Hanna se metió en la ducha y cuando salió, se puso el pijama. Puso una película en la tele, estaban emitiendo Pretty Woman, la escena en la que Richard Gere y Julia Roberts se dirigen a la ópera.

HANNA: ¡Cómo me gustan ese vestido y ese collar! ¿Cuánto dice que vale? Uhhhh, no lo podría comprar ni en 20 años.

De pronto se levantó, fue a coger la ropa que se pondría al día siguiente y así dejarla preparada para no tener que pensar mucho cuando se despertase temprano, no era su fuerte. De pronto abrió el armario y vio un bulto en una bolsa para guardar trajes. La abrió y era el vestido de la película.

HANNA: ¿Y esto?

Cuando sacó la percha, una caja cuadrada cayó al suelo y se abrió, por ella asomaba el collar que en ese mismo momento salía en la televisión.

Cogió el teléfono y marcó el móvil de su amiga. No tenía cobertura. Le dejó un mensaje en el contestador para que la llamara en cuanto pudiese.
Se sentó en la cama con el teléfono en la mano, mientras miraba de reojo el vestido y el collar que se encontraban a su lado, esparcidos por la cama. Se levantó y decidió probárselo. Le quedaba como anillo al dedo, por lo que no sería el mismo de la película, sino uno parecido. Estaba preciosa, le dieron ganas de preguntarle a sus padres, aunque sabía que no podían haber sido ellos, imposible.

Se cambió y se acostó. Comenzaba a dormirse cuando una luz esmeralda inundó la habitación, el perro saltó de la cama y se escondió bajo el escritorio. Hanna se acurrucó en la cama y se tapó con el edredón.

HANNA: ¿Se puede saber porqué me escondo debajo del edredón? Que tonta.

Sacó la cabeza y vio a sus pies a una gata negra, estaba lavándose las patas y maullando al perro que seguía escondido.

HANNA: No lo entiendo.
BASTET: Lo sé, por eso estoy aquí. ¿Ya te has dado cuenta del don que te dí? Te ha costado hacerte a la idea. (Mirando el vestido que asomaba por el armario entreabierto).
HANNA: Créeme, esto me supera.
BASTET: Bueno, pues disfrútalo, eso sí, prométeme que tendrás cuidado. La última que recibió el don, digamos que no pudo con él, se le subió demasiado a la cabeza.
HANNA: Sinceramente a mi me gusta tener los pies en la tierra.
BASTET: Así me gusta.

De repente volvió esa luz brillante y Hanna se tuvo que tapar los ojos. Cuando los abrió, la gata había desaparecido y su perro volvió junto a ella para seguir su sueño de costumbre.

Hanna estaba asustada, todo lo que deseaba se hacía realidad. ¿Qué consecuencias tendría eso en el mundo real?

Continuará...












sábado, 11 de febrero de 2012

Leyendas urbanas

¿Quién de vosotros no ha escuchado historias locas como la de la chica que se despierta en una bañera llena de hielo y a la que le falta un riñón? No son historias reales, pero algunas han saltado de los libros a la gran pantalla e incluso a la vida real. Hay gente que se aburre y se dedica a hacer el cafre, que se le va a hacer, tiene que haber de todo en este mundo. Aquí os dejo algunas de las leyendas urbanas más conocidas.

AUTOPISTA

Un tío que sale de una fiesta va por la carretera y recoge a una autoestopista muy bien vestida. Ella le pide que la lleve a su casa y al llegar desaparece. El hombre se baja para llamar a la puerta de la casa y le abre un hombre que le dice que era su hija muerta y que eso ya había pasado más veces.

La moraleja de la historia es que no recojas a una tía en medio de la nada, o está borracha o el borracho eres tú, por lo que si bebes no conduzcas.

VERÓNICA

Es la historia de unas chicas que a las 12 de la noche, se miran al espejo del cuarto de baño, con una vela y la luz apagada. Al decir 9 veces seguidas delante del espejo Verónica, se les presenta un espíritu y las araña por todos lados, a parte, de que sucedan cosas extrañas a su alrededor, como muertes y demás. Esta historia tiene distintas versiones. El nombre puede ser Verónica o Bloody Mary, para gustos los colores. ¿Y qué nos indica eso? Pues que una tal Verónica se pilló un pedo del quince y se puso a inventar cosas para gastar una broma en una fiesta. ¿Habéis jugado alguna vez al teléfono escacharrado? Pues eso, la historia fue haciéndose un gran bulo, que llega hasta nuestros días. O puede que sea verdad, pero yo no lo pienso probar, claro está, a menos que tenga a los Winchester (Sobrenatural. Serie de Tv) a mi lado. Jajajaja

LA BAÑERA Y EL RIÑÓN

Esta es la de chico conoce a chica en un bar, la chica le invita a tomar muchas copas y a su casa, le droga y el chico se despierta en una bañera de hielo. Al salir, se da cuenta al verse en el espejo que tiene un corte. Entonces, ve una nota que dice que llame a emergencias si no quiere morir. Más tarde se descubriría que le habían sacado un riñón.

La moraleja de esta historia es, que no te fíes de alguien que conozcas una noche en un bar y menos, si te invite a copas sin parar, algo quiere. Sobre todo, estando en crisis, los órganos cotizan muy alto en el mercado negro.

¿CONTENTA DE NO HABER ENCENDIDO LA LUZ?

Esta es una de las más extrañas para mí. Dos compañeras de habitación, una muy rara y otra muy normalita. La rara se tiraba a todo el que pillaba mientras su compañera dormía en la cama de al lado. Una mañana, la normalita se despierta y ve sangre que gotea de la cama de su compañera. Al retirar la sábana, la ve muerta, desangrada. Al girarse para salir a buscar ayuda, ve que encima de su cama (en la que ella misma estaba durmiendo) habían escrito "¿contenta de no haber encendido la luz?

Vamos a ser serios, en primer lugar, te toca una compañera como esa y pides el traslado inmediato. En segundo lugar, si te la lia cada noche, si no la llega a matar el psicópata la hubieses matado tú. Seguro que el  psicópata era su antiguo compañero/a de habitación, no me extrañaría nada. Seguimos, ¿cómo te puedes dormir escuchando gemidos y cosas así en la misma habitación? Vamos que hay un incendio o un terremoto y no lo cuentas. ¿Quieres un consejo? Háztelo mirar. Y para terminar con esta leyenda urbana, vale que tengas un sueño profundo, pero chica, un tío que se sube a tu cama para escribir con sangre en la pared... Tu no solo estás sorda, eres tonta.

LUCES EN LA CARRETERA

Esta es una de las que han pasado de la imaginación de unos pocos a la vida real. Vas por una carretera de noche y te topas con un coche que viene de frente sin luces. Le das las largas para avisarle y el se pone a perseguirte haciéndote ráfagas con las luces hasta que te estampas.

En primer lugar, si viene de noche, por una carretera sin luces, con los faros apagados ¿no crees que ya se habría dado cuenta? Mas que nada porque no se ve una mierda. En segundo lugar, haces el tonto y le avisas, se pone a perseguirte y aceleras. ¿En qué mundo vives? Párate en el arcén, deja que pase y metele miedo tú, verás como para la próxima se deja de tonterías.

Bueno este es mi pequeño homenaje a las leyendas urbanas, tenéis muchas más por la red. Eso sí, tened cuidado a partir de ahora, que el mundo está lleno de locos y no sabes con lo que te puedes encontrar.















domingo, 22 de enero de 2012

De exámenes

Como veréis, estoy haciendo un parón creativo en el blog, no es por falta de ideas ni ganas, es por falta de tiempo, ya están aquí los exámenessssssssss. Prometo que en cuantos los termine, regreso con más fuerza que nunca, crucemos dedos y suerte a todos aquellos sufridores que como yo, están estudiando y no ven la luz al final del túnel, de momento.