domingo, 18 de septiembre de 2011

Los monstruos del cine 1º fascículo

Bueno, aquí estamos otra vez. Hoy os traigo algo que os pondrá los pelos de punta, los monstruos más currados del cine. En este apartado, no entran ni Godzila (una iguana mutante, debido a las radiaciones), ni King Kong (un gorila que se pasó con los esteroides y que solo se defendía para no ser tratado como un mono de feria).
A continuación, haré una pequeña descripción de éstos monstruos, que seguro no os decepcionará.

1º El primero que me viene a la cabeza es el de Jeepers Creepers. Es de los feos de verdad. Se mantiene en letargo durante 23 años, pero cuando se despierta, se dedica a matar todo lo que se mueve en el plazo de 23 días, hasta que se vuelve a dormir. Se camufla en forma de espantapájaros y cuando mata a una víctima, se come una parte de ella para sustituirla por una de las suyas. A eso si que se le llama renovar o morir. La forma de terminar con esta pedazo bestia es sentarte y esperar que se quede frito de nuevo. Así que procura que te pille lejos o que haya otra víctima más apetitosa a tu lado.



2º Mi preferido, Freddy Krueger. Un pederasta al que incineraron vivo los padres indignados del supuesto colegio afectado. Éste jura vengarse y años más tarde vuelve para cargarse a todo el que esté relacionado con ese suceso y al que no, también. Pero al estar muerto, vuelve de una forma inesperada, en sueños, con unas cuchillas en las manos y la cara quemada. Allí crea un mundo alternativo, donde su víctima es un pequeño ratoncito en un laberinto, luchando por sobrevivir. La forma de matar a Freddy, es controlando tus propios sueños, así que ya sabes, toma mucha cafeína. Lo que más gustaba de Freddy era su risa, un tío con cuchillos en las manos que te mata mientras se descojona, pone los pelos de punta (de ahí que el remake no funcionase, además que el actor nuevo es patético, ha perdido toda la chispa).



3º El siguiente en mi lista es Jason Voorhess. En Cristal Lake, un niño muere ahogado, aunque en realidad se dice que el niño no murió y sobrevivió escondido en el bosque. Cuando ve que matan a su madre, decide vengarse y comienza a matar a todo aquél que mantiene relaciones sexuales o consume drogas o alcohol. Eso era lo que hizo la madre cuando pensó que su hijo había muerto, ya que culpaba de eso a los monitores que en lugar de cuidar a Jason estaban ocupados en otro tipo de tareas. Mide 2 metros, pesa 110 Kg. y tiene una fuerza sobrehumana. Lo han matado infinitas veces y se resiste a marcharse, procura no visitar ese campamento, luego no digas que no te lo avisé.



4º Otro de los clásicos es Michael Myers, el asesino de Halloween. Todos conocemos la historia del niño que enloquece la noche de Halloween y se carga a toda su familia, menos a su hermana a la que perseguirá una y otra vez a lo largo de su vida para terminar el trabajo. Cada noche de Halloween reaparece en su antigua casa, por lo que mi consejo es que antes de comprarte una casa, averigues quien fue el antiguo propietario, por si las moscas. ¿Cómo se le mata? Pues eso quisiera saber más de uno, porque cuando crees que ya estaba muerto, van y te sacan otra peli, cosa del cine.



Predator es un alienígena que caza alienígenas, a parte de otras especies capaces de competir en fuerza e inteligencia con él. Digamos que es un cazador un tanto peculiar. Todos recordamos a Arnold y su lucha contra los predators en la selva, cosa que si comparamos con la penosa actuación de Adrien Brody, confirma que los remakes nunca fueron buenos. Sus armas son la invisibilidad, una especie de ordenador en la armadura y un puntero láser en la frente, donde pone el ojo pone la bala.



Alien es el bicho por excelencia. Se trata de un parásito que se mete en un cuerpo para terminar de formarse y cuando está totalmente formado, destroza a su víctima desde el interior, para salir y convertirse en un bicho asqueroso que se carga todo lo que pilla. Entre sus armas potenciales está la pequeña cabeza con dientes que sale de su boca y su sangre que no es sangre, sino ácido. Para matarle o le puedes esplotar en mil pedacitos (procura no estar cerca cuando estalle) o llamas a la teniente Ripley para que se lo cargue ella, es su talón de Aquiles.


Hasta aquí mi crítica de cine a los monstruos más monstruos de Hollywood. Volveré con el segundo fascículo, cuando me apetezca, que para eso la que escribe soy yo. "En seguida vuelvo......." Ups.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Amar hasta la obsesión 5ª parte

Una tarde de verano, Holly se encontraba sentada en un banco del parque, leyendo un  libro, mientras su hija Alyssa jugaba en los columpios. Greg estaba trabajando y ella se había cogido el día libre para estar con su hija en el parque. A su secretaria casi le da un ataque al tener que cancelar todas sus citas un par de horas antes.
Estaba contenta, de vez en cuando levantaba la vista de su novela y veía como Alyssa hacía nuevos amigos. Una de esas veces, vio como un niño de la edad de su hija, la besaba en la mejilla mientras se balanceaba en el columpio. De pronto Alyssa se bajó de un salto y se fue corriendo hacia su madre.

Holly: ¿Qué te pasa? ¿estás bien? ¿porqué lloras?
Alyssa: Ese niño de allí me ha dado un beso.
Holly: Ya lo vi, en la mejilla. Pero solo ha sido un beso, entonces ¿porqué lloras?
Alyssa: Porque antes me ha tirado del pelo y cuando le he preguntado por qué lo hacía, me ha dicho que le gusto y me ha dado un beso. Es tonto. 

Holly cogió a su hija en su regazo, la besó en la frente y de pronto vio como alguien se acercaba. Era un chico moreno, alto y delgado. Llevaba de la mano al niño que había echo llorar a Alyssa. Cuando llegó al lugar donde ambas se encontraban, Holly no pudo dar crédito a lo que veía.

Brian: ¿Holly?
Holly: ¿Brian? ¿eres tú? ¡cómo has cambiado!
Brian: Sí, la verdad es que hemos cambiado mucho los dos. A mejor, por supuesto. No hace falta que me digas que esta niña tan guapa es tu hija, se parece mucho a ti cuando eras pequeña. Veníamos a pediros perdón. Wesley se ha portado mal con ella y le hizo llorar.
Holly: Disculpas aceptadas. ¿Verdad Alyssa? Aunque no fue nada. Me da a mi que el niño salió igualito a su padre.
Brian: Supongo que sí. ¿Tienes tiempo para tomar algo?
Holly: Claro, encantada.

Los cuatro se marcharon a un restaurante para niños, en él había una piscina de bolas, donde los niños jugaban mientras los padres tomaban algo.

Brian: ¿Qué fue de tu vida? Me enteré que cuando te graduaste, te casaste y tuviste una hija. Es preciosa.
Holly: Gracias. Tu hijo también es muy guapo. Tiene la misma expresión pícara que tenías tu a su edad. Pues Greg y yo nos casamos, montamos una consulta juntos y tuvimos a Alyssa, hará unos 5 años en Agosto. Yo también me enteré que te casaste y que tuviste un hijo, me lo contó una amiga que sigue viviendo por allí cerca.
Brian: Sí, es cierto. Conocí a una chica encantadora, la hermana de una clienta y me casé con ella. Hace unos años tuvimos a Wesley y hasta hoy. ¿Dónde os mudasteis? 
Holly: A las Rozas. Este verano nos toca trabajar, nos hemos mudado a una oficina más amplia y tenemos que reformarla, pero solemos pasar los tres meses de verano en Vancouver.
Brian: ¿Eso está en Canadá, no?
Holly: Sí. Nos compramos una casa allí, para ir en vacaciones. Así que lo único que nos gastamos es en aviones, que ya es bastante. ¿Y tú en que trabajas?
Brian: Como se me daba muy bien eso de seguirte a todas partes, monté una agencia de investigadores privados, con ello me pagué la carrera de abogado y ahora tengo mi propio bufete. Allí conocí a Rose, mi mujer.
Holly: Vaya. Felicidades, me alegra que te vaya todo tan bien. 
Brian: Esperé tu llamada.
Holly: ¿Cómo? 
Brian: Leíste la nota que te dejé cuando te solté.
Holly: Sí, pero la que esperó tu llamada fui yo. Te llamé esa misma noche y no lo cogiste. Después esperé a que me llamaras tú y nunca lo hiciste, supuse que te habías arrepentido de darme esa nota y no quise insistir más. Dejé las cosas como estaban.
Brian: No puede ser, no me separé ni un minuto del teléfono aquella misma noche, hasta que caí rendido de sueño.
Holly: Pues yo te llamé.
Brian: No puede ser, porque si no me hubiera enterado de la llamada por estar dormido, hubiese visto la llamada perdida a la mañana siguiente, o sino mi hermano me hubiese despertado, mi hermano... No puede ser, seguramente borró la llamada.
Holly: Bueno, lo pasado, pasado está.
Brian: ¿Para qué me llamaste?
Holly: Por que tú me lo pediste. Pero ya está, ahora es como si no hubiese pasado nada, somos dos viejos amigos que se reencuentran pasados unos años y que han rehecho sus vidas. Dejemos las cosas así.
Brian: Me parece bien. La verdad es que estoy muy feliz con mi mujer, la quiero y me gustaría que la conocieras un día de estos. Seguro que seríais muy buenas amigas. 
Holly: Por mí genial. Pasaros un día por casa, prepararemos una barbacoa y los niños pueden jugar en el jardín con los perros y en la piscina. Seguro que al final se hacen amigos. Mi marido seguro te encantará, es como yo, pero en hombre.
Brian: Nuestros hijos no repetirán los mismos errores que cometieron sus padres, para eso estamos aquí, para guiarles y enseñarles de nuestros propios errores.
Holly: Eso espero.

Pasaron un par de horas recordando viejos tiempos y charlando de sus nuevas vidas. Al marcharse, se dieron la mano y cada uno se fue en una dirección. Tenían todo para ser felices, nuevos amigos, una familia maravillosa, casas y coches lujosos, trabajos que dominaban a la perfección, pero en el fondo de sus corazones, sabían que algo les faltaba y al verse en el parque lo confirmaron. Seguían necesitándose el uno al otro y el destino lo sabía, por ello les puso en ese mismo parque, en ese preciso momento. 

A veces lo único que necesitamos para ser felices, es reparar los errores del pasado y mirar al futuro con una sonrisa en los labios.







FIN.




viernes, 16 de septiembre de 2011

Amar hasta la obsesión 4ª parte

Cuando se despertó, Holly se encontró sola en la cama, tenía una rosa roja y una nota en su almohada. Se dio cuenta que el grillete que le apresaba el tobillo, había desaparecido, la puerta estaba abierta y no había moros en la costa. Leyó la nota "no me esperes". No podía ser, la estaba dejando libre. ¿Porqué? No habían aclarado nada. Se levantó de la cama y en el suelo vio que había dinero, supuso que se lo habría dejado para coger un taxi. Se puso los zapatos, se arregló un poco el pelo y salió a correr. Recogió su bolsa de viaje, estaba fuera, al pie de las escaleras. Bajó por ellas y salió por la puerta principal. ¿Hacia dónde iría? Decidió seguir las huellas de los neumáticos y pasados unos veinte minutos, llegó a una carretera en la que hizo auto-stop. Pronto llegó a la renfe, desde allí hasta la cabaña donde la esperaba Greg, no había más de media hora de trayecto. Llamó a Greg con su móvil, lo tenía en uno de los bolsillos de su bolsa.

Greg: Por fin. ¿Dónde estabas? Te llamé pero no me contestaste. Iba de salida para buscarte en casa de tus padres.
Holly: Lo siento. Es que me dejé el móvil en casa de una compañera, he ido a recogerlo antes de salir. Ven a buscarme, estoy en la parada del tren. Aún nos queda tiempo para disfrutar nuestra escapada en la montaña. Anda, se bueno y recógeme.
Greg: Voy, pero me debes una. Estuve preocupado por ti. Te quiero.
Holly: Y yo a ti.
Greg: ¿Porqué no me dices nunca que me quieres?
Holly: Lo acabo de hacer.
Greg: Sabes a lo que me refiero.
Holly: No quiero que se te suba a la cabeza. Jajaja

Greg llegó y vio a Holly sentada en un banco. Cuando Holly lo vio, salió corriendo, se lanzó en sus brazos, se colgó de su cuello y le besó. A Greg se le olvidó la reprimenda que tenía preparada. De camino, mientras Greg le iba contando a Holly como se había aburrido ese tiempo, mientras esperaba que le diera alcance, ella rebuscaba en su bolsa para ver si faltaba algo. Le parecía extraño que Brian la hubiese soltado sin decirle aquello que le había llevado a realizar ese acto salvaje. De pronto, entre sus ropas encontró una carta. Era de Brian, tuvo que mantener la calma y disimuló, dejando la nota en el mismo lugar que la encontró.
Al llegar a la cabaña se fue al baño para darse una ducha o lo que fuese, estaba asquerosa por culpa del encierro y del viaje. Se llevó con ella la carta y mientras llenaba la bañera de agua caliente, se sentó en el váter y comenzó a leer.

Siento todo lo que te hice pasar. Sólo quería hablar contigo, aclarar las cosas, sé que me equivoqué en el modo, pero si te he de ser sincero, volvería a hacerlo sin dudar. La noche que pasamos juntos no la olvidaré jamás. Pero reconozco que me equivoqué y he preferido enmendar mi error. Sólo te pido, que si alguna vez me perdonas y te ves con ganas de aclararlo todo, me llames. Aquí te dejo mi número. Esperaré tu llamada. Espero que no tenga que esperar toda la vida, aunque si he de hacerlo, lo haré.


Holly sabía lo que debía hacer. Cenó con Greg, era muy feliz con él, era el hombre de su vida, pero si no arreglaba las cosas con Brian, nunca podría ser realmente feliz. Cuando Greg se durmió, se levantó, salió de la habitación, cogió un suéter y se marchó fuera de la cabaña, con el teléfono en la mano.

¿Se atrevería a llamar? ¿qué iba a decirle si se lo cogía? Era muy tarde ¿estaría durmiendo o estaría recordando cada momento que pasaron juntos, como estaba haciendo ella?









Continuará...


lunes, 12 de septiembre de 2011

Amar hasta la obsesión 3ª parte

A Holly le parecía que el tiempo iba muy despacio, estaba desesperada, no era una persona muy paciente. De pronto escuchó el ruido de un motor, se levantó y vio un coche que no reconocía. Esperó a ver quien se bajaba del coche y se llevó una sorpresa cuando lo vio. Era Dorian, el hermano de Brian, bajaba del coche a toda prisa, por ello Holly volvió a la cama, no sabía si alegrarse o empezar a preocuparse.
Dorian atravesó la puerta de un golpe.

Dorian: ¿Estás bien?
Holly: Sí, ¿qué haces aquí? ¿te lo ha dicho tu hermano?
Dorian: Sí, este chico está loco. Siento mucho lo que te hizo. No tenemos mucho tiempo, he aprovechado que Brian se ha ido a indagar lo de tu novio, para venir y rescatarte. No se lo tengas en cuenta, lleva muchos años desesperado y ha escogido el camino equivocado.
Holly: Si pero hay un problema. Me vas a soltar, me parece genial, pero si no me llevas al encuentro de mi novio, lo llevamos crudo. Además, que sepas que no pienso denunciarle, pero en cuanto llegue a mi casa pienso pedir una orden de alejamiento contra tu hermano.
Dorian: No seas así, no le acorrales tanto.
Holly: ¿Que no le acorrale? ¿Quién tiene encerrado a quién?
Dorian: Solo te pido que antes de hacer eso, hables con él. Aclara las cosas y así no hará falta, pero si después de hablar con él, sigues pensado en pedir la orden, hazlo. Yo te apoyaré.
Holly: Gracias. Bueno, ¡sácame de aquí! ¿dónde tienes la llave?
Dorian: ¿Qué llave?
Holly: La del grillete que tengo atado al pie.
Dorian: Mi hermano es un bestia.
Holly: Me lo vas a decir a mi. Bueno, entonces ¿como piensas salvarme?
Dorian: No tengo ni idea. No tengo la llave.
Holly: ¿Cómo abriste la puerta de abajo? ¿De la misma forma que esta?
Dorian: Pues sí.
Holly: Pues tu hermano será lo que quieras, pero tonto no es. Se va a dar cuenta que alguien se cargó las puertas. Tendrás que hablar con él.
Dorian: Se va a enfadar.
Holly: De todas formas, gracias por intentar salvarme. Aunque solo se haya quedado en un intento, lo que cuenta es la intención. Pero para la próxima vez, lleva contigo la caja de herramientas. Jajaja
Dorian: Mierda, ya está aquí.

La furgoneta aparcó y en unos pocos segundos, Brian estaba en el marco de la puerta con los ojos abiertos de par en par.

Dorian: ¿Qué pasa hermano?
Holly: ¿A que no me has traído los crucigramas?
Brian: ¿Se puede saber qué haces aquí?
Holly: Vino de visita, la pena es que no tenemos nada que ofrecer a los invitados. Que mal anfitrión eres.
Dorian: Tenía que ver si estaba bien. No puedo creer que hayas echo esto y después la dejes aquí sola, indefensa.
Holly: Tanto como indefensa... solo si me atacan por la espalda. Que no sería la primera vez y no quiero mirar a nadie.
Dorian: Lo digo en serio. Esto está perdido en el campo, lo conozco porque es la casa de un amigo nuestro en la que solemos hacer fiestas.
Holly: Ya decía yo que daba asco. Podías haberle pasado una fregona como mínimo.
Brian: Lo siento. Pero no tuve tiempo de preparar muchas cosas, me pilló de sorpresa cuando se me presentó la ocasión y contigo no había muchas.
Dorian: Bueno yo me marcho, no la dejes aquí sola, te lo pido. Si tienes que salir, me llamas y te remplazo. Hasta mañana Holly. Y tú, cuídala.

Dorian se marchó y Brian se sentó al lado de Holly. Cenaron y al terminar, Holly se tumbó, estaba cansada de no hacer nada, era ilógico, pero el aburrimiento también puede ser mortal. La única luz que había en la habitación era la de la luna llena que entraba por la ventana, Brian se acurrucó a su lado y ambos quedaron profundamente dormidos.








Continuará...



miércoles, 7 de septiembre de 2011

Amar hasta la obsesión 2ª parte

Holly se levantó del suelo y comenzó a registrar la habitación. Buscaba algo con lo que abrir la cerradura del grillete, que la encadenaba a la cama, pero no hubo suerte, tendría que esperar allí sentada hasta que su secuestrador se dignase a aparecer. De pronto, tuvo una idea, se le ocurrió buscar en sus bolsillos el móvil, pero no lo llevaba encima, se lo habían quitado, que rabia daba encontrarse con tantas trabas. Se sentó en la cama y comenzó a frotarse el tobillo dolorido. Al no saber que hacer, comenzó a cantar a pleno pulmón y así pasaron las horas. De pronto escuchó el ruido de un motor, se levantó de la cama y se asomó a la ventana. Vio una furgoneta blanca aparcada en la puerta, pero no llegó a tiempo de ver al conductor bajarse de ella. Oyó una puerta y unos pasos en el piso de abajo, no sabía que hacer. Se subió a la cama, se tapó hasta el cuello y se hizo la dormida. De pronto la puerta se abrió, notó como alguien entraba, dejaba unas cosas encima de una mesita plegable que acababa de colocar y se acercaba a la cama, donde Holly "dormía".
El chico se agachó, para comprobar que en realidad estaba dormida, pero de pronto, Holly abrió los ojos y se abalanzó a su cuello, se encaramó como una serpiente y le mordió en el hombro. El chico la empujó y cayó de espaldas. Le había pegado un buen mordisco, le saldría un buen moratón, de ese modo, la gente al verle, se preguntaría que le habría pasado.

Holly: ¿Eres tú? ¿Estás loco? ¡Sácame de aquí!
Brian: Hola. ¿Estás bien? Me has hecho daño.
Holly: Y más que te habría hecho de haber podido. ¿Se puede saber porqué me has secuestrado?
Brian: Sólo quiero hablar contigo y aclarar las cosas.
Holly: Pues no se si sabrás que me estarán buscando, a ver como explicas eso luego.
Brian: Por eso no hay problema, lo tengo todo pensado. Anoche le mandé un sms a tu novio para decirle que no te esperase, que tenías que quedarte a terminar un trabajo de grupo con tus compañeros, que fuese yendo y más tarde te reunirías con él. Todos los demás creen que estás con tu novio, así que nadie te echará de menos en unos cuantos días.
Holly: ¿Pero no podrías haberme pedido que tomáramos algo una tarde, en lugar de esto? Es lo que suele hacer la gente normal. ¿Sabes?
Brian: ¿Me hubieras dicho que sí?
Holly: Probablemente no, pero por lo menos podrías haberlo intentado. No llegar hasta estos extremos.
Brian: Bueno, lo hecho, hecho está. Y como ya estamos aquí juntos, tenemos tiempo de aclarar las cosas, después prometo soltarte. Claro está, si antes me prometes no decir nada de esto.
Holly: Te recuerdo que me estoy perdiendo mis vacaciones, así que corta el rollo y ve directamente al grano. ¿Qué quieres aclarar?
Brian: ¿Porqué no quieres nunca hablar conmigo, me huyes o me miras de esa forma?
Holly: ¿Qué forma?
Brian: No sé, como si me estuvieses perdonando la vida, pero a la vez te resultase indiferente?
Holly: Será porque me resultas indiferente.
Brian: Lo digo en serio.
Holly: Yo también. Cuando éramos unos críos me gustabas, aunque todo el mundo me decía que eras una mala influencia, que no me acercase a ti, todo eso y como soy masoquista, cuanto más me lo prohibían, más me acercaba. Hasta que un día, descubrí que tenían razón y que la tonta era yo por no hacerles caso. Desde ese día me hice prometerme a mí misma que me alejaría todo lo que pudiese de ti. Y eso hice.
Brian: Pero eso ocurrió hace mucho tiempo. Éramos unos críos.
Holly: Lo sé, pero luego empezaste a acosarme, a seguirme a todas partes, a esperarme en la puerta de mi casa, a preguntar por mí a todo el mundo, te sentabas horas y horas frente a mi ventana. Pero si hasta le pagaste a un niño para que te dijera a la hora que llegaba de trabajar, el cual se hizo coleguita mío y me lo contó todo.
Brian: (Entre dientes) Ese mocoso...
Holly: ¿Después de todo eso, aún te preguntas porque te huyo? Lo raro sería que me sintiera a gusto estando contigo, cosa que no pasa ni pasará jamás.
Brian: Perdóname, fui un tonto, pero no podía evitarlo, me gustabas y aún me gustas, es algo que me sale solo. Perdóname, por favor.
Holly: Si perdonado estás hace mucho tiempo, aunque eso no quita, que no quiera saber nada de ti. Ahora estoy muy a gusto con mi vida y sinceramente lo único que haces cuando estás cerca es incordiarme.
Brian: Tampoco pienso que sea para tanto, además, si dices que me has perdonado ¿porqué no quieres saber nada de mí?
Holly: No sé, llámalo intuición, pero creo que puede ser por el golpe en la cabeza, el secuestro, los grilletes o incluso tenerme aquí encerrada en un cuchitril sin comer ni beber nada desde ayer, con estas espantosas vistas. No sé, creo que podría seguir, aunque pienso que te haces una idea. ¿Verdad?
Brian: Bueno eso tiene solución, te traje la cena y una garrafa de agua.
Holly: Vamos, que voy a pasar otra nochecita aquí. ¡Qué ilu! Por lo menos me podías haber traído una radio, tele o unas revistas, para matar el rato. Por curiosidad ¿qué coartada tienes?
Brian: ¿Porqué deberían sospechar nada? Te recuerdo que estás con tu novio.
Holly: Claro y tu linda cabecita no se ha parado a pensar que mi novio me llamará y si ve que no se lo cojo empezará a sospechar. Claro.
Brian: La verdad es que es un poco pesado, lleva llamando todo el día. Pero por suerte ya se cansó, hace horas que paró.
Holly: Eso es porque se ha vuelto y ha ido a ver a mis padres. Seguro que están llamando a todo el mundo para ver si me ha visto y cuando sepan que nadie sabe nada de mí y se den cuenta que no cojo el teléfono, empezaran a llamar a hospitales y por último a la policía.Y créeme, después de tus antecedentes como mi acosador personal, tienes todas las papeletas de que te interroguen. Así que, te haré de nuevo la pregunta. ¿Qué coartada tienes?
¡Ah! y si te detienen, no tardes mucho en decirles donde estoy, no vaya a ser que me quede aquí criando malvas.
Brian: No puede ser. Tengo que ir a comprobarlo, volveré luego.
Holly: Tráeme unos crucigramas o algo, cuando vuelvas, si es que vuelves.

Brian salió corriendo, cerró la puerta con llave y bajó los escalones de un salto. Salió por la puerta principal, que también cerró con llave, se subió a su furgoneta y se marchó derrapando por el camino de tierra.

Holly: Este chico es tonto, se pone a cerrar todas las puertas, como si con la cadena y los grilletes no fuera suficiente. ¿Si me hubiera podido quitar la cadena, quien dice que no hubiera podido abrir los cerrojos de las puertas? Pero bueno, allá él. Además, no sé ni donde estoy, como para irme y perderme por el camino.

Holly se sentó de nuevo en la cama, tras coger la bandeja con su cena y la garrafa de agua. Le daba vueltas a todo mientras comía. Tenía que planear algo para que la soltase cuanto antes, si era cierto lo que había inventado, las cosas se iban a complicar mucho para todos, en especial para ella. Si de verdad descubrían que estaba secuestrada y por quién ¿hasta dónde sería capaz de llegar Brian?
Holly no solía tener miedo nunca, pero esta vez, algo parecido al miedo le recorrió todo el cuerpo.







Continuará...






domingo, 4 de septiembre de 2011

Amar hasta la obsesión 1ª parte

Holly estaba sentada en el alféizar de la ventana, miraba por ella, mientras intentaba recordar las palabras exactas que aparecían en sus apuntes de psicología. Al día siguiente tenía un examen, pero no podía concentrarse, no desde que aquel chico había regresado al barrio que los vio nacer.
Seguía absorta en sus pensamientos, cuando lo vio, se encontraba al otro lado de la calle, escondido tras unos arbustos. Estaba cansada de sentirse observada, pero a su vez, le gustaba sentir que alguien la necesitaba, la quería o mejor dicho, la deseaba. Decidió bajar el stock y volver a lo importante, sus estudios, y eso hizo, hasta que se quedó dormida.
Sonó el despertador y tuvo que salir corriendo, quería llegar pronto para repasar. Se vistió, tomó su desayuno mientras se cepillaba el indomable pelo, cogió sus cosas y salió por la puerta sin apenas pararse a respirar. Bajó los escalones de dos en dos y cuando se disponía a salir por la puerta del portal, se topó con él.

Holly: Lo siento. Voy con prisa y no te vi.
Brian: ¿Podemos hablar?
Holly: Te repito que llevo prisa. En otro momento.

Holly le dio un leve empujón con el hombro para que se apartara de su camino, bajó de un salto los escalones de la calle y echó a correr hasta la parada del autobús.
Mientras, en su portal, Brian estaba sentado en las escaleras. No había otra forma, él lo sabía, se jugaba mucho en ello, pero si quería arreglar las cosas con ella, debía planearlo bien. Se levantó y regresó a su casa, tenía poco tiempo antes de ir a trabajar. No podía fallar ningún detalle o sería su ruina.

Pasó el tiempo y Holly estaba eufórica, había aprobado sus exámenes de febrero y ahora tendría más tiempo para sus amigos.
Salía a bailar, al cine, a cenar, se divertía como hacía tiempo que no lo había hecho. Hasta un chico, hermano de uno de sus compañeros de clase, se había interesado por ella, todo iba muy bien, cosa bastante rara, pero había que aprovechar la buena racha.
Un día, volvía a casa y sintió un escalofrío, le dio la impresión que alguien la seguía. Miró hacia atrás y no vio nada. Continuó andando, estaba helando y se encontraba cansada, tenía ganas de llegar a casa, sería eso, nada más.
Cada día era más feliz, todo le iba bien. Greg y ella iban en serio. Tenían pensado pasar la fiesta de semana santa, fuera, en una cabaña de las montañas. Tenían planeado montar a caballo, probar su puntería con el arco y descender en piragua por el río.
Holly llegó el viernes por la noche a su casa, hizo el macuto y se marchó a casa de Greg, pasaría allí la noche, pues a la cabaña irían temprano y debían madrugar.
Cuando salió por la puerta, alguien la golpeó, todo se volvió oscuro y cayó al suelo. Sintió como la levantaban y cargaban en brazos. Después, sintió el frío suelo de una furgoneta, notó como alguien le tapaba la nariz y la boca, le faltaba el aliento, pero un olor muy fuerte, hizo que perdiera el conocimiento.

El sol le daba de frente, abrió los ojos y se vio tumbada en una cama, en una habitación de madera, con las ventanas sucias y un pequeño retrete al fondo. Junto a la cama, tenía una palancana con agua y a sus pies, tenía un camisón rojo y una bata de seda.

Holly: ¡Qué cursilada! ¿Dónde estoy?

Se levantó y notó como su pie izquierdo le pesaba, comprobó que estaba atada con una cadena bien gruesa a la cama de hierro forjado. Se acercó todo lo que pudo a la ventana y lo único que pudo ver, fue un campo lleno de espigas.
Se tiró al suelo, no sabía que hacer y rompió a llorar.







Continuará...







jueves, 1 de septiembre de 2011

Lo que se aprende gracias a HOLLYWOOD

Aquí os dejo unas cuantas reflexiones que encontré navegando por la red y otras cuantas de cosecha propia, espero que os gusten. Y os sirvan de referente en cualquier situación parecida. (Aunque, preferiblemente, hacer todo lo contrario os vendrá mejor).


* No importa si tus enemigos te superan en número durante una pelea de artes marciales: te atacarán de uno en uno, mientras esperan, con gesto agresivo, a que vayas acabando con sus compañeros.

* Si decides ponerte a bailar en la calle, notarás que todo el mundo que te rodea conoce los pasos.

* Si tienes que hacerte pasar por un militar alemán, no es necesario hablar el idioma; con tener acento alemán bastará.

* En toda investigación policial que se precie, es necesario visitar como mínimo un club de striptease.

* La mayoría de los perros son inmortales, excepto los que salen en películas de miedo, siempre las palma el pobre.

* Si alguien te persigue por el centro de la ciudad, siempre puedes quitártelos de encima ocultándote entre los participantes del desfile del Día de San Patricio, sea cual fuere la época del año.

* Todas las camas tienen un cubrecamas que llega hasta las axilas en el caso de las mujeres, y hasta la cadera, en el caso de los hombres.

* Todas las bolsas de la compra del supermercado deben contener, como mínimo una barra de pan que sobresalga un poco.

* Es fácil pilotar un avión y aterrizar con él si hay alguien en la torre de control que pueda dirigir la operación por radio. Incluso si el avión tiene un agujero más grande que el salón de tu casa y está plagado de bichos o asesinos. ¡Es pan comido!

* Una vez aplicada la barra de labios, es imposible hacer que se corra el color... aunque hagas submarinismo.

* Los sistemas de ventilación de los edificios son el escondite ideal: a nadie se le ocurrirá mirar en ellos y sirven, además, para desplazarse hasta cualquier parte del edificio sin dificultad.

* Si tienes que recargar la pistola, siempre dispondrás de suficiente munición, aunque vayas desnudo.

* Un hombre no se inmuta mientras recibe una gran paliza, pero se queja cuando una mujer intenta limpiarle las heridas.

* El comisario de policía casi siempre es negro.

* Si tienes que pagar un taxi, no busques un billete en la cartera, saca lo que tengas en el bolsillo al azar. Siempre será el importe exacto.

* El cruce de razas es genéticamente posible con cualquier bicho proveniente de cualquier parte del universo.

* Las cocinas no tienen interruptores de luz. Si entras en una cocina de noche, deberás abrir el frigorífico e iluminarte con la luz interior.

* En el caso de las casas encantadas o con fantasmas, las mujeres deben investigar cualquier ruido raro vestidas únicamente con algo de lencería o ropa interior.

* Los automóviles que chocan casi siempre acaban explotando, ardiendo o ambas cosas.

* El comisario de policía siempre destituirá a su detective preferido, o le dará 48 horas para terminar el trabajo.

* Un sólo fósforo sirve para iluminar una habitación del tamaño de un estadio de fútbol.

* Aunque en el siglo XX es posible disparar armas de fuego contra un objeto que este fuera del alcance, la gente del siglo XXIII ha perdido esta tecnología.

* Toda persona que sufra una pesadilla, se sentará de golpe en la cama y jadeará sudorosa.

* No es necesario decir hola ni adiós cuando se empieza o termina cualquier conversación telefónica.

* Las bombas van equipadas con temporizadores que tienen pantallas con grandes números rojos para que uno sepa cuándo van a estallar.

* Siempre es posible estacionar delante del edificio al que se va de visita.

* Un detective sólo resuelve un caso cuando ha sido destituido o despedido. Será para motivarlo.

* Casi cualquier computadora portátil tiene suficiente potencia para acabar con el sistema de comunicaciones de una civilización extraterrestre invasora.

* Si una persona se queda inconsciente tras recibir un golpe fuerte en la cabeza, nunca sufrirá conmoción ni daños cerebrales.

* Nadie que tenga que participar en una persecución de automóviles, en un secuestro, explosión, erupción volcánica o invasión extraterrestre sufrirá un desmayo inoportuno.

* Las comisarías de policía someten a sus agentes a exámenes de personalidad para que tengan como compañero de patrulla a otro que es, justamente, lo opuesto a él.

* Cuando están a solas, los extranjeros prefieren hablar inglés entre ellos.

* En cuestión de segundos, no hay cerradura que se resista si uno tiene a mano una tarjeta de crédito o un clip, a menos que sea la única puerta de acceso a una casa en llamas con un niño atrapado dentro.

* En los noticiarios de televisión siempre dan una noticia que tiene relación directa con uno mismo en ese preciso momento. 


 * Cuando en una persecución, un coche salta de un lugar a otro, como por ejemplo desde un puente elevado, no se destroza los bajos del coche. ¿Qué los hacen, acorazados?



* En todo atraco, siempre está la típica distraída que usan de rehen, que dan ganas de pegarle un tiro por lo pava que resulta.


* Si estás siendo perseguido por un asesino, siempre hay un tablero suelto o alguien que estornuda, o pega un gritito inoportuno.


* Si un tio raro, te informa en una gasolinera sobre el pueblo más cercano, no le hagas caso y date la vuelta, siempre puedes llegar dando un rodeo.

* Si encuentras una niña sola, andando por la carretera y manchada de barro, ten cuidado no vaya a ser que te conviertas en su cena.

* Si una raza alienígena invade tu instituto, no te preocupes, las drogas matan y ellos no iban a ser menos.

* Si eres más fea que un dolor de muelas y el chico más guapo de tu insti, intenta ligar contigo, no te hagas la sorprendida cuando descubras que es una apuesta, se veía venir.

* Si te quedas atrapado en un ascensor, procura salir por arriba, no lo intentes por la puerta, pues siempre pasa lo mismo, terminas con la cabeza como un higo chungo.

* Si llevas un coche o moto caras, lo siento, no solo te lo pueden robar los ladrones, sino también los polis, asunto policial. Mi consejo es que te compres uno de segunda mano, seguro que ese no te lo quitan.

* Si te pones un antifaz no se te reconoce ni la voz, eso si que es mágia.

* Si te caes desde un avión y vas hasta el culo de adrenalina no te mueres, ni los sesos se desparraman por la acera, ni nada, todo queda en su sitio, como mucho te haces un par de cardenales y después como nuevo.

* Si conoces a un tio una noche, pídele a la interpol que lo investigue antes de comprometerte con él, no vaya a ser un espía y sus colegas de profesión te dejen la casa patas arriba.

* Si vas a viajar en barco, olvídate del salvavidas, si hay problemas solo tienes que arrancar la puerta del camarote y lanzarte al agua, ya se puede hundir el barco que la puerta es segura, a menos que te eches novia durante el crucero, si es así, estás perdido.

* Si tu enemigo te hace un regalo, procura mirar dentro, no vaya a ser como el huevo kinder y te llegue con sorpresa.